Mensaje de Monseñor Oscar V. Ojea en Tiempo de Cuaresma

28/03/2019

Estamos en medio del camino de la Cuaresma, en medio de ella, y nos preguntamos ¿Cómo la estamos viviendo?, ¿Cómo estamos viviendo nuestra marcha hacia la Pascua?

 

El Papa en el mensaje de Cuaresma que nos envió al comienzo de ella nos pide que replanteemos nuestra relación con la creación, con la naturaleza, con la hermana madre tierra, como Él la llama en la Encíclica Laudato Si´; y vemos con claridad recordando aquella frase de San Pablo en la carta a los Romanos “La tierra gime y sufre dolores de parto hasta que se realice la plena manifestación de los hijos de Dios”. ¿Cómo gime y sufre nuestra hermana madre tierra? Lo hace por el mal trato que le da el hombre. El hombre mal trata la tierra. Cuando nosotros contaminamos las aguas, cuando llenamos de agro tóxicos los campos, cuando nosotros talamos los árboles, desertificamos los bosques; buscando solamente ganancias, buscando solucionar problemas inmediatos; la tierra gime y grita.

 

El Papa dice en la Encíclica que se asimila al grito del pobre, el pobre y la tierra claman; claman por su subsistencia, claman para poder complementarse con el hombre y allí en esta reflexión podemos pensar en un tema que ocupo a la Iglesia en este último tiempo; que es el tema de los abusos. Todo abuso tiene una base en el abuso de poder, en el abuso de autoridad y podemos decir sin temor a equivocarnos que hemos abusado de la tierra; creyéndonos dominadores de ella, dueños absolutos de ella, sin ningún límite y no administrándola para que todos los hermanos podamos recibir los bienes esenciales que ella nos regala, los bienes comunes. El agua fresca y cristalina, los alimentos, el aire puro; tenemos que cuidar nuestra pobre hermana tierra a quien mal tratamos mucho; pero como vivimos muchas veces en función de lo inmediato, decimos muchas veces “No pensemos, tratemos de resolver ahora todos los temas”; dejemos de pensar y justamente para poder cuidar la tierra tenemos que pensar juntos, tenemos que ver como administramos bien este extraordinario bien que el Señor nos ha regalado. Por eso en la Cuaresma cuando decimos vamos pensando, vamos caminando, estamos en mitad del camino; lo que queremos decir es como vivimos estas herramientas que la Iglesia nos pone a la mano en este tiempo.

 

En primer lugar, el ayuno. El ayuno como símbolo nos ayuda a no devorarlo todo, a no querer tener todo rápido, de golpe, enseguida, todo junto. El ayuno nos ayuda a medir nuestra vida, a moderar nuestra vida para poder compartir. La oración; la oración que nos coloca en nuestro eje en nuestra relación con Dios, con los hermanos, con la naturaleza. La oración que nos lleva a la armonía de nuestro cuerpo y de nuestra alma con toda la creación y con nuestros hermanos. Solo una profunda oración nos regala este gran bien que es vivir en armonía con todos estos bienes que el Señor nos regala.

 

Finalmente, la limosna. El corazón grande para compartir con los hermanos que más necesitan. Llenarnos de un corazón nuevo, de un corazón verdaderamente sensible a las necesidades del prójimo. Estas herramientas que nos presenta el Señor en la Cuaresma; le pedimos que a esta altura podamos reforzarlas como tomar nuevamente el agua fresca del Bautismo, ponernos nuevamente en camino y revisar esta relación que todos tenemos con nuestra hermana madre tierra que clama por el mal trato que le damos y que necesariamente tenemos que repensar y corregir.

 

Que Dios los bendiga y muy buen camino hacia la Pascua.

Video Mensaje desde el Canal Oficial de la Conferencia Episcopal Argentina en You Tube.

 

Oficina de Prensa

Conferencia Episcopal Argentina

Documentos disponibles:

Msj Mons Ojea. Cuaresma 2019. 260319.pdf

Contenido del último año:

 

Agenda

©2019 Conferencia Episcopal Argentina
Suipacha 1034 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(54 -11) 4328-0993/5823/0859/9570