Encuentro Regional del NEA de la Pastoral Carcelaria. “Parroquia–Cárcel, lugar de encuentro”.

26/10/2018

El fin de semana del 13 y 14 de octubre tuvo lugar el Encuentro Regional del NEA de la Pastoral Carcelaria en la Casa Ñu Porá de Resistencia (Chaco). Las palabras de bienvenida y presentación de todo el encuentro estuvieron a cargo del Pbro. Ernesto Maza, delegado regional. Luego Evelyn García, delegada de la Arquidiócesis de Corrientes animó la oración para consagrar todo el encuentro a Nuestra Madre de Itatí.

Participaron de las jornadas 63 agentes pastorales procedentes de las Arquidiócesis de Resistencia y Corrientes y de las Diócesis de Formosa, Reconquista, Posadas, Iguazú y Goya.

Monseñor Raúl Alfredo Dus, Arzobispo de Resistencia, estuvo presente y con estas palabras saludó a los participantes: “La Pastoral Carcelaria a la que nos envía la Iglesia y el Papa Francisco la llevamos adelante con todo el corazón. Les auguro un muy buen encuentro”.

Monseñor Adolfo Canecín, Obispo de la Diócesis de Goya y miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Carcelaria, tuvo a cargo la primera parte del Encuentro. A partir de las preguntas ¿Dónde estoy? ¿Cómo estoy? ¿De dónde vengo? ¿Cómo vengo? propuso la lectura y meditación de dos textos bíblicos del Antiguo Testamento de manera personal y también en grupos por diócesis.

1. “Pero el Señor Dios llamó al hombre y le dijo: ¿Dónde estás?” Génesis 3, 9.

Dios quiere saber de su vida. El hombre se avergüenza y se esconde. El Señor pregunta a cada uno hoy: ¿Dónde estás en esta etapa de tu vida? ¿Estás donde Dios te pensó para que estés?

¿Dónde están como Diócesis? ¿En qué momento del camino está la pastoral carcelaria?

2. “Tobías le preguntó al Ángel Rafael: ¿De dónde eres, amigo?” Tobías 5, 5.

Reconocer mis raíces y mi historia personal. ¿De dónde sos? ¿Estoy orgulloso de mis raíces? ¿Puedo reconocer mi historia como historia de salvación?

Hacer memoria de la pastoral carcelaria. ¿Quién nos convocó a esta pastoral? ¿Está la pastoral carcelaria integrada a la pastoral parroquial, al decanato, a la Diócesis? ¿Cómo son mis vínculos con los presos y con el personal?

La segunda parte estuvo a cargo de Monseñor Juan Carlos Ares, Obispo Auxiliar de Buenos Aires (Vicaría Devoto) y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Carcelaria, en la misma presentó la temática: “Parroquia-Cárcel, camino de encuentro”. La reflexión estuvo centrada en las figuras de los Apóstoles Pedro y Pablo siguiendo textos del libro de los Hechos que narran cómo ellos se encontraban presos y mantenían vínculos con las parroquias del lugar.  Algunas características de esta relación cárcel-parroquia son:

La oración de los cristianos presos y de quienes están libres, genera puentes que superan prejuicios y establece vínculos.

Dentro de la cárcel se va gestando una incipiente comunidad cristiana que se encuentra unida a la parroquia.

El Papa Francisco habla de la conversión pastoral de las parroquias que deben volverse más misioneras. En este sentido parroquia y cárcel son lugares de misión. ¿Cómo entrelazar la misión entre las dos comunidades?

La propuesta de trabajo grupal se hizo a través de dos preguntas:

¿Cuáles serían los mejores caminos de conversión pastoral para la parroquia y la cárcel? ¿Qué caminos de encuentro nos faltan recorrer?

En la tercera parte Patricia Alonso, Coordinadora del Equipo Nacional de Pastoral Carcelaria, presentó la organización de esta pastoral en sus distintos niveles: nacional, regional y diocesano. También habló del perfil, la espiritualidad y los compromisos que asumen los responsables. Finalizó compartiendo la experiencia de la Probation asumida por la diócesis como herramienta de evangelización.

Al atardecer del primer día del encuentro celebramos la Eucaristía en la Catedral de Resistencia. La misma fue presidida por Monseñor Raúl Alfredo Dus y la homilía estuvo a cargo de Monseñor Juan Carlos Ares quien destacó:

En el Evangelio de hoy conocido como “el joven rico”, un hombre corre al encuentro de Jesús y le pregunta: ¿Qué debo hacer para heredar la vida eterna? ¿Qué tengo que hacer para ser feliz? Sólo Dios es bueno y es la fuente de la felicidad. Tenés que preguntarte por lo que sos y lo que das y no tanto por lo que tenés. Jesús le dice: Compartí tu vida con los más pobres, siendo un buen hijo, un buen hermano. Ve y se tú mismo con los demás. Muchos hombres y mujeres privados de su libertad se hacen la misma pregunta ¿Qué tengo que hacer…? La respuesta se halla en el encuentro personal con Jesús.

Los datos revelan que ha aumentado la cantidad de presos en el país, la mayor parte son jóvenes pobres. Aumenta también la lejanía y el miedo de una sociedad que no sabe qué hacer. El encuentro, la cercanía y los vínculos son los pilares de una verdadera búsqueda de sentido de la vida. Ante la realidad de tantos jóvenes presos en el país, Jesús nos mira a nosotros y nos dice: “Sólo te falta una cosa”. Quizás me falta despegarme de prejuicios, compartir más la vida o más tiempo con algún hermano necesitado.

El Papa Francisco proclama santos este domingo al Papa Pablo VI, a Monseñor Oscar Romero y a la Hermana Nazaria entre otros. Nos dice en la Exhortación Apostólica Gaudete et Exsultate 32: “No tengas miedo de la santidad. No te quitará fuerzas, vida o alegría. Todo lo contrario, porque llegarás a ser lo que el Padre pensó cuando te creó y serás fiel a tu propio ser”. Quizás el Señor Jesús nos diga hoy: “Sólo te pido una cosa: la santidad”.

El día finalizó con una cena-fogón que nos ayudó a expresar la alegría de estar juntos y compartir la misión a través de cantos, juegos y regalos.

El día domingo se abordó la cuarta parte del encuentro: ¿Dónde y cómo vamos? ¿Qué llevo? ¿Con qué voy? El Pbro. Ernesto Maza introdujo este momento para ver cómo aterrizar pastoralmente en cada diócesis desde lo personal y comunitario todo lo abordado estos días. Con las siguientes preguntas los equipos diocesanos se reunieron para profundizar la reflexión:

¿Cómo seguimos adelante luego de haber compartido este Encuentro Regional? ¿Qué nos podemos proponer?

Algunas de las propuestas recogidas en plenario fueron:

Participar en los consejos pastorales parroquiales y en espacios diocesanos sobre todo en pastoral social; difundir la pastoral en las parroquias para sumar nuevos agentes pastorales; fortalecer los vínculos con las familias de los presos; sostener la formación continua de los agentes de pastoral carcelaria; generar mayor acercamiento con el personal carcelario; articular con organizaciones del medio vinculadas a la realidad carcelaria.

Los delegados diocesanos y los miembros del secretariado de pastoral carcelaria se reunieron para proponer una terna de la cual los Obispos de la Región del NEA elegirán al nuevo delegado y subdelegado de la Pastoral Carcelaria de esta región. Los nombres propuestos fueron: Pbro. Ernesto Maza de la Arquidiócesis de Resistencia, Pbro. Diego Villalba de la Diócesis de Goya y el Diácono Hugo Esnarriaga de la Diócesis de Iguazú.

El encuentro llegó a su fin con la Eucaristía de envío presidida por Monseñor Adolfo Canecín. Haciendo referencia al mes de octubre, mes de las misiones, en su homilía destacó lo siguiente:

Anunciar la Buena Noticia es anunciar que la persona es capaz de lo bueno y lo bello. El ser humano es capaz porque es imagen y semejanza de Dios. Sacar lo bueno y lo bello es la obra de la misión, de la evangelización. La pastoral carcelaria es una de las muchas maneras de abordar la misión. A través de ella se ayuda a descubrir la reserva de valores que están presentes en los privados de libertad. ¡Ay de mí si no evangelizara! 1 Corintios 9,16. Que nos queme por dentro como al Apóstol Pablo la pasión por la misión.

P. Rubén Infantino cmf.

 

Contenido del último año:

 

Agenda

©2018 Conferencia Episcopal Argentina
Suipacha 1034 - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
(54 -11) 4328-0993/5823/0859/9570